¿Quieres saber qué pasó con la #ILPelectoral?

PP votó NO
PSOE votó NO
IU votó SÍ

Publicado en Política local | Deja un comentario

Así defendí una reforma esencial para nuestra democracia

Publicado en Política local | Deja un comentario

El engaño 110.

ImagenEl engaño 110. No es mío el título; lo he leído en alguna crónica sobre lo que aconteció el miércoles en el Parlamento andaluz.

Permítanme que les cuente algo sobre esta experiencia que mezcla el honor de representar en la cámara a 58.000 andaluces (cada diputado andaluz representa a poco más de 30.000) y una profunda reflexión sobre lo muy heridas que están nuestras instituciones por quienes las integran.

El miércoles, en el Parlamento andaluz, se estrenaba el escaño 110 con la toma en consideración de la iniciativa legislativa popular de reforma de la ley electoral andaluza, respaldada por 58.000 ciudadanos, que me honré en defender.

Por un lado, se inauguraba, tres años después de su creación, un instrumento único en nuestro país que permite que un ciudadano defienda en la cámara su iniciativa: el escaño 110. Era la primera vez y eso dejó entrever sus profundas deficiencias.

Por otro lado, se debatía una cuestión esencial en democracia, como es el valor del voto de los ciudadanos. Se planteaba una propuesta de reforma electoral avanzada, razonable y equilibrada que hacía muy difícil (como así se demostró) oponerse a ella con razonamientos lógicos, con cierto sentido común. Se trataba de llevar a la cámara una buena propuesta que sirviera de base para iniciar el camino de la necesaria regeneración democrática en Andalucía.

Y, en cierto modo, creo que lo hemos conseguido.

No ha sido fácil. Comenzando por el enorme esfuerzo que ha supuesto preparar el texto, recoger las firmas necesarias en el plazo establecido, organización, planificación, ejecución… pero dejen que hoy me centre en la experiencia de ayer, que me gustaría compartir.

LLegamos poco antes de las 16,15 al Parlamento como cualquier ciudadano que tuviera acceso al pleno. Trato exquisito del personal (esto hay que decirlo) que me explicó con detalle cómo se desarrollaría mi intervención como portavoz de la comisión promotora.

Junto a nosotros llegaron nuestros 15 invitados. Son todos los asientos que nos concedieron, a pesar de que solicitamos expresamente a los grupos de la cámara que nos cedieran algunas invitaciones. No lo hicieron y, como era de esperar, había numerosos asientos vacíos. Otro insulto a los muchos ciudadanos que, según me consta, solicitaron asiento a través de la página web. Y no me pude callar: durante mi intervención reproché a los grupos esa descortesía con los ciudadanos, lo que ha dado lugar a la emisión de una nota por parte del Parlamento para explicar esta inédita situación.

Comprendo lo que explica la nota, básicamente que la mayoría de invitados sólo asisten a aquello que más les interesa, pero habrá que darle solución, o bien invitando por tiempos, o bien aumentando el aforo. Lo que tengo claro es que la prioridad debe ser garantizar el acceso de los ciudadanos a los plenos con la mayor generosidad posible.

Lo primero que nos dijeron es que estaban prohibidos los aplausos o vítores a mi intervención. Una clara desventaja frente al resto de intervinientes, que se vieron respaldados por sus diputados respectivos; algo injusto, pero asumible. La sorpresa llegó cuando pude ver en las noticias, a la mañana siguiente, cómo al público no se le puso este impedimento cuando se trataba de aplaudir la aprobación de la Ley de Transexualidad, que se votó esa misma tarde en la cámara. Me alegré de que pudieran manifestar públicamente su alegría por la aprobación de una norma tan justa como necesaria, pero pudiera parecer que se es más flexible cuando se trata de aplaudir a los Diputados.

Siguió la escenificación, sentándome en el centro del hemiciclo, en una mesita, frente a la tribuna, bajo la atenta mirada de todos los Diputados. Estaba claro que yo no era uno más (a pesar de que el “escaño 110″ apela a uno más de los 109 escaños de la cámara, aunque sea por unas horas) y se quería hacer visible la “diferencia” o, como he leído en alguna crónica, se enviaba un mensaje de “humillación”: “chaval, tú no eres de los nuestros”. Pero no me amilanaron.

Esto no fue lo más grave. Sentí verdadera vergüenza ajena cuando, tras recibir instrucciones sobre el tiempo de intervención e iniciar mi exposición, pude comprobar cómo los Diputados no prestaban ninguna atención. Algunos se levantaban, hablaban por el móvil, enviaban mensajes, se daban la vuelta cuando me dirigía a ellos… Un desprecio absoluto, no tanto a mi persona (eso me importa bastante poco), sino hacia los 58.000 ciudadanos que habían plasmado su firma para llevar la propuesta de iniciativa legislativa a la cámara andaluza y a los que yo representaba. Una cuestión de principios.

Las intervenciones de réplica también tuvieron lo suyo (ya dedicaré unas líneas a cada una de ellas) porque se acumularon tantas falsedades, medias verdades, ambigüedades y disparates, que me faltó tiempo para responder en 10 minutos (el mismo tiempo que tuvo cada uno de los portavoces “replicantes”) a los ataques feroces del bipartidismo, que rechazó la toma en consideración de la medida.

No les importó un pimiento ni la propuesta ni el escaño 110, que dejaron herido de muerte. Se limitaron a votar lo que se les dijo que tenían que votar.

Tras ello, y poco después de que una diputada de la bancada popular me llamara “iluminado”; votación y “abandone el pleno, Sr. de la Herrán”. Y punto y final al trabajo de un año. Sin más, y sin menos.

Por primera vez hemos abierto en Andalucía el melón de la regeneración democrática. Hemos dicho en el Parlamento lo que nadie se ha atrevido a decir. Su desprecio es fiel reflejo del miedo que tienen a la ciudadanía y, al mismo tiempo, de su incapacidad y falta de coraje para asumir los cambios que demandan los ciudadanos.

Me quedo con el compromiso de incorporar la propuesta al grupo de trabajo parlamentario y de invitar a UPyD a participar en el mismo. El tiempo lo dirá.

Lo advertí en el Pleno: no nos rendiremos, porque se ha iniciado un camino sin retorno en el que el único final posible es el de una democracia de mayor calidad.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Intervención en el Pleno del Parlamento andaluz para reformar la Ley electoral andaluza.

Presidente, miembros del Gobierno de la Junta, señorías,

Nunca pensé que me estrenaría en este Parlamento andaluz sin tener la condición de Diputado. Estoy aquí como ciudadano y promotor de la iniciativa legislativa popular de reforma de la ley electoral en Andalucía, que vengo a presentarles.

Y no estoy aquí porque 129.180 ciudadanos votaran al único partido que hace oposición en Andalucía, Unión, Progreso y Democracia y no se vieran representados tras las elecciones, a pesar de que cada uno de ustedes tiene el respaldo de sólo 30.000 votantes.

20140625_164002

Este resultado es sencillamente injusto.

Hoy estamos aquí para defender uno de los pilares de la democracia: el derecho activo de todos y cada uno de los ciudadanos de elegir a sus representantes en igualdad de condiciones. Para que el voto de cada uno de los andaluces, sin distorsiones, sea el que decida la composición del Parlamento y designe a sus representantes. UPyD nació con la firme voluntad de regenerar la democracia y defender la igualdad entre los ciudadanos. Por eso llevamos en nuestro programa el compromiso de cambiar la ley electoral. Y como no podemos hacerlo desde dentro del parlamento, decidimos salir a la calle para que las firmas de los ciudadanos nos dieran una oportunidad que ustedes nos negaron.

El acuerdo de gobierno entre PSOE e IU incluye el compromiso de reformar la ley electoral en el primer periodo de sesiones. Compromiso que han INCUMPLIDO; quizá porque nunca pensaron hacerlo y engañaron por segunda vez a los ciudadanos porque no tienen ni el coraje ni la voluntad de devolver el control de la política a los ciudadanos.

Lo cierto y verdad es que aquí estamos nosotros, haciendo la única oposición que se hace en Andalucía, y no nos daremos por vencidos.

Esta Iniciativa apoyada por la firma de 58.000 ciudadanos andaluces y que hoy me honro en defender, les da a ustedes la oportunidad de corregir sus desviaciones y recuperar la confianza de los ciudadanos. Sólo tienen que votar SÍ a la toma en consideración e iniciar una reforma para devolver a los andaluces el valor de su voto, garantizando la igualdad de todos ellos al margen de a quién voten o dónde voten.

Ustedes saben que el 82% de los ciudadanos demanda una ley electoral más justa y proporcional.

Ustedes lo saben, pero consienten y promueven una ley electoral injusta (la que tenemos) porque tienen miedo a perder el sillón, porque en el fondo temen a la democracia y huyen de quienes queremos acabar con el cortijismo y la corrupción.

PSOE, IU y PP (hay que ver en las cosas esenciales como se parecen…) han llegado a la conclusión de que la mejor manera de defender lo que les une es blindarse con una ley electoral que les garantiza el sitio y que lo pone difícil a los ciudadanos que queremos regenerar la democracia, que queremos acabar con la corrupción, con los aforamientos, con el intervencionismo en el poder judicial, con la permanente manipulación y con el persistente incumplimiento de sus promesas electorales.

Sinceramente, no tengo muchas esperanzas de que aprovechen ustedes la oportunidad que les brindan los ciudadanos que han firmado para que esta ILP se pueda defender en esta Cámara. Si no lo hacen, tal y como han anunciado antes siquiera de que se produzca este debate, estarán despreciando nuevamente a los ciudadanos y desacreditando este escaño 110 que se estrena, a su pesar, con una iniciativa que les va a poner en evidencia.

Nos dirán que la reforma requiere unanimidad

¿Acaso creen ustedes que los ciudadanos somos idiotas?

Los ciudadanos saben que ustedes sólo alcanzan la unanimidad cuando se trata de subir los sueldos de los portavoces de la cámara de tapadillo y con nocturnidad y alevosía o cuando quieren sacar adelante una ley de transparencia insuficiente que deja fuera de control a los altos cargos de la Junta de Andalucía. En eso también PSOE, IU y PP se parecen como tres gotas de agua.

Nos dirán que ya tienen un grupo de trabajo dedicado a esta materia, cuando es obvio y evidente que ese grupo de trabajo es un paripé que se ha puesto en marcha sólo cuando vieron que habíamos conseguido las firmas necesarias y que la ILP iba a venir al Parlamento andaluz.

Nos dirán que ésta no es una prioridad, que la prioridad es el desempleo, como si fueran cosas contradictorias…

Claro que la prioridad es el desempleo, Andalucía bate récord con un 36% de paro, y también somos líderes en corrupción; por su responsabilidad, señorías,  por la pésima gestión que ejercen PSOE, IU y PP, esas tres formaciones que van  a pasar a la historia como el tripartito del desempleo y la corrupción. No parece, pues, que esta ley electoral injusta haya servido para reducir el desempleo; más bien todo lo contrario, permitiendo que quien ha gobernado esta Comunidad ande ahora indultando a UGT, que presuntamente ha desviado fondos de formación para desempleados.

Corrupción y desempleo en la misma frase. En la presente legislatura todavía no se ha aprobado en esta cámara ni una sola medida eficaz para combatir la corrupción y poner freno a la sangría del paro.

La reforma que proponemos es imprescindible para regenerar la democracia. Sin regeneración democrática es imposible superar la crisis económica, impulsar políticas activas de empleo y de creación de empresas, invertir lo necesario en educación e investigación, mantener y mejorar la sanidad pública y las pensiones

No nos engañen, no traicionen a los ciudadanos que con sus firmas han avalado esta propuesta. 58.000.

Podemos y debemos discutir los detalles, los mínimos, los porcentajes… Para eso es la toma en consideración; después se inicia el debate de la ley y en el tramite parlamentario caben todas las mejoras que ustedes quieran incorporar vía enmiendas; pero lo importante es que hoy, con su voto positivo, sellen un compromiso con los ciudadanos que piden una profunda regeneración democrática, que son la inmensa mayoría, también aquellos que les han votado a ustedes.

La Constitución proclama el derecho de todos los ciudadanos a elegir y ser elegidos en igualdad de condiciones. La ley electoral andaluza actual quiebra este derecho. Por eso esta iniciativa defiende que el voto de los ciudadanos tenga igual valor; que no valga más cuando se vota a unos, a ustedes; y menos, cuando se vota a otros.

1. Nuestra propuesta garantiza la proporcionalidad y la gobernabilidad, introduciendo los mecanismos propuestos por el grupo de investigación en métodos electorales de la Universidad de Granada que, como ustedes y yo sabemos, han asesorado a diversos países iberoamericanos, europeos y al Parlamento Europeo; saben de lo que hablan. Y también hemos recogido las conclusiones del informe del consejo de Estado de 2009, sobre la reforma electoral. Nada muy diferente va a sacarse adelante en ese grupo de trabajo, suponiendo que exista, por lo que no tiene ninguna justificación retrasar esto más.

2. Defendemos abrir las listas electorales, desbloqueándolas, dando a los ciudadanos la oportunidad de incidir en el orden de listas y, por tanto, dando más poder a los ciudadanos. Esto también parece que les da miedo— ¿quizá porque no quieren que los ciudadanos veten a los imputados por corrupción que van en sus listas electorales?. Dejen que sean los ciudadanos quienes pongan nota a los candidatos, que elijan a los mejores y veten a los corruptos.

3. Regenerar la democracia también pasa por reforzar el régimen de incompatibilidades, en el mismo sentido que esta cámara aprobó en la ley andaluza 9/2011, porque entendemos que esas incompatibilidades redundan en una mayor transparencia y una mejor dedicación de nuestros Diputados, alejándolos de la corrupción que empaña nuestras instituciones.

4. También proponemos acabar con el derroche innecesario suprimiendo las subvenciones a la publicidad electoral, tales como el mailing.

5. Igualmente resulta imprescindible ajustar los tiempos en los medios de comunicación públicos para que los ciudadanos tengan acceso a las propuestas de otros partidos. La democracia es elegir, no meramente votar. Y si no se conocen las propuestas, es imposible que los ciudadanos ejerzan plenamente su derecho.

Sinceramente, señoras y señores diputados, nos encantaría saber en qué no están de acuerdo, los ciudadanos deben saber por qué votan ustedes en contra de la toma en consideración de esta propuesta. Ya que nos lo han anunciado fuera de esta cámara, aprovechen el tramite al menos para decir la verdad. Retrátense ante los ciudadanos y admitan por qué no quieren cambiar la ley electoral, que para eso está este debate y para eso estamos hoy aquí.

Sería triste que no hubieran entendido ustedes el reiterado mensaje de los ciudadanos, que muestran su desapego hacia la política y sus instituciones y piden cambios profundos, a fondo y de fondo. Sería preocupante que no hayan entendido el mensaje que les han dado en las urnas hace hoy un mes y siguieran ustedes plegándose a sus intereses de partido y votando lo que les dicen que han de votar.

Dense ustedes una oportunidad; denle una oportunidad a la democracia representativa; apuesten por cambiar la política desde las instituciones; afronten sin miedo los cambios que la sociedad les demanda… Reconsideren su posición y voten a favor de la toma en consideración. Hagan suya esta ILP que hoy llega aquí de nuestra mano pero con la fuerza de 58.000 ciudadanos andaluces. Les aseguro que si lo hacen así, si piensan en los ciudadanos en vez de en las siglas de su partido o del partido que ha facilitado que esta propuesta llegue aquí, estarán ustedes prestando un servicio a su comunidad y todos los ciudadanos, también los que les han elegido a ustedes, se lo recompensarán . Y el escaño 110 se habrá convertido en un símbolo de una democracia de más calidad.

Publicado en Política local | Etiquetado , , , , , , , , | 7 comentarios

Calendario de mentiras de la reforma electoral en Andalucía.

El oportunismo y la mentira han sido una máxima del gobierno bipartito andaluz, como demuestra el siguiente calendario de los distintos “hitos” que hemos vivido en esta legislatura alrededor de la reforma electoral andaluza.

Partamos de la base de que el 82% de los ciudadanos defienden la necesidad de una reforma de la ley electoral que la haga más justa y proporcional, garantizando el valor del voto de cada ciudadano y acabando con las injusticias que hacen que el voto de unos -bien porque se vota a los mayoritarios o porque sus votos se concentran en una circunscripción- valgan mucho más que el voto de otros -quienes apoyan a partidos con menor implantación o con un reparto más disperso de sus votos-. El ejemplo claro lo tienen aquí: AMAIUR, con 330.000 votos en las generales obtuvo 7 diputados; mientras que UPyD, con 1.140.000 votos (mucho más repartidos por toda la geografía nacional), está representada en el Parlamento con 5 diputados.

Ante esta necesidad, decidimos ponernos manos a la obra. Pero no de forma casual o caprichosa, sino después de verificar el incumplimiento del gobierno bipartito andaluz que, a pesar de incluirlo en su acuerdo de gobierno, traicionó a sus votantes no reformando la ley electoral de Andalucía en el primer período de sesiones.

Así que, si no lo hacían allos, lo haríamos nosotros.

1. El “compromiso”. Marzo de 2012.

Elecciones autonómicas en Andalucía. IU firma ante Notario su programa de gobierno en el que incluye una frase (un tanto ambigua, la verdad): “Asimismo, reformaremos la Ley Electoral para que sea justa”. Sin más.

Tras los resultados electorales, se confirma -una vez más- que tenemos una ley electoral profundamente injusta. 129.180 ciudadanos que votaron a UPyD y 96.608 que votaron al PA, se quedaron sin representante en el Parlamento andaluz a pesar de que el PP obtuvo un representante por cada 31.300 votos; el PSOE, cada 32.400; e IU, cada 36.450.

PSOE e IU suscriben un acuerdo de gobierno por el que se comprometen a aprobar 28 leyes en la legislatura, que incluyen la reforma de la ley electoral “en el primer período de sesiones” (que terminó en junio de 2013).

Como anécdota, dejemos apuntado que de las 28 leyes del acuerdo, pasados 2 años y 3 meses, sólo se ha aprobado una ley. A este ritmo, necesitarían más de 56 años para cumplir su acuerdo.

2. Los primeros síntomas de la verdadera voluntad de IU. Julio de 2012.

Sólo TRES MESES después, se le vió el plumero a Valderas, relegando lo que hasta entonces había sido una prioridad para IU, a algo que “no es importante para la ciudadanía”. Como lo oyen, la reforma electoral ya no era “importante” y tampoco era una “prioridad”.

Una forma como cualquier otra de demostrar que, para ellos, una cosa es lo que se promete y otra bien distinta lo que luego se hace. No conciben el programa electoral como un compromiso con los ciudadanos (mucho menos como un “contrato”, como decimos en UPyD), y he ahí una de las grandes causas de la desafección de los ciudadanos hacia los políticos, la política y las instituciones.

3. El incumplimiento del acuerdo. Las excusas. Abril de 2013.

Acercándose la fecha límite prevista en el acuerdo (junio de 2013) y ante los rumores de que alguien se pondría a recoger firmas para cambiar la ley electoral, la entonces consejera de la Junta, Susana Díaz, se apresuró a insistir en el argumento pactado con Valderas: “no es una prioridad, ni para ella ni para los ciudadanos”.

La reacción de IU, en la misma línea. Como no puede ser ahora, pues que sea “a partir de septiembre”, y tampoco fue.

4. UPyD se pone “manos a la obra”. Junio de 2013.

Pues sí, como ellos no lo hacían, tendríamos que hacerlo nosotros. Y así fue: El 10 de junio de 2013 presentamos en el Parlamento Andaluz el texto de la inciativa legislativa popular para reformar la ley electoral en Andalucía, para lo que necesitaríamos recabar más de 40.000 firmas válidas de andaluces censados.

La reacción, la de esperar: para PSOE e IU ni es una prioridad para los ciudadanos, ni es el momento de abordarla. Como siempre, patadas adelante para no admitir que se incumplen flagrantemente los compromisos.

5. Las firmas. Abril de 2014.

Tras 6 meses recogiendo firmas, con más de 150 fedatarios y 1.000 voluntarios repartidos por toda Andalucía, el 7 de abril presentamos las firmas necesarias en el registro del Parlamento andaluz. Lo conseguimos. Llevaríamos la voz de la calle al Parlamento andaluz, estrenando el escaño 110.

De nuevo, el bipartito reacciona a rebufo de nuestro empuje, y sale a la palestra en una burda, descarada y repugnante maniobra para anunciar que “reactivaban su compromiso de poner en marcha un grupo de trabajo para la reforma de la ley electoral andaluza”. Sólo cuando se dieron la bofetada y vieron que habíamos conseguido las firmas que respaldaban nuestra ILP se les ocurrió “reactivar” su compromiso (que, no lo olvidemos, tenía fecha de caducidad en junio de 2013).

La prueba de que unos prometen y otros cumplimos.

Ahora nos queda preparar el estreno de ese escaño 110 para el próximo 25/26 de junio. Le daremos la categoría que merece tal instrumento y exigiremos a los diputados que estén a la altura de las circunstancias. Ya veremos en qué queda eso.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 2 comentarios